no comments

Anillo Linfático de Waldeyer, propiedades y enfermedades relacionadas con su deterioro

El anillo linfático de Waldeyer es uno de los conjuntos de estructuras menos conocidos y, posiblemente, el más decisivo para que tengamos una buena salud. En este artículo intentamos reconocer su vital importancia y también repasar las enfermedades que provoca su deterioro.

Composición y funciones del Anillo Linfático de Waldeyer

El anillo de Waldeyer está formado por tejido linfoide y se encuentra en la faringe. Su labor principal es proteger a los aparatos digestivo y respiratorio de la entrada de cualquier elemento que pueda provocar algún tipo de infección o de daño. Actúa a modo de filtro de las partículas que entran en el citado conducto a través de la boca y de la nariz.

El resultado de su labor de filtrado termina con una adaptación del organismo a estos patógenos. El sistema inmune se encarga de proteger al resto del cuerpo de cualquier infección. Es decir, si este filtro no existiera, los pulmones y el aparato digestivo no dejarían nunca de enviarle mensajes de socorro a tus defensas provocando así la saturación del sistema inmune e infecciones de complicado pronóstico.

Está formado por cuatro partes o amígdalas:

  • La faríngea, denominada también vegetaciones, es una especie de esponja de gran tamaño que se encarga de no dejar pasar ningún tipo de patógeno. En los niños es habitual la hiperplasia lo que les bloquea las fosas nasales provocando que no puedan respirar. Se suelen extirpar mediante cirugía.
  • La amígdala tubárica está cerca del final de la trompa de Eustaquio. Es la encargada de evitar que cualquier tipo de agente externo entre por los conductos auditivos.
  • Las amígdalas palatinas se ubican a sendos lados de la faringe. Su inflamación provoca el clásico dolor de anginas. En el siglo XX era muy habitual eliminarlas con una operación que además se completaba con la extirpación de las vegetaciones. El resultado de la cirugía era dejar a ese paciente sin 2 de las 4 amígdalas del anillo de Waldeyer y, por lo tanto, más expuesto a infecciones tan comunes como la faringitis.
  • La última amígdala es la lingual y se encuentra en la base de la lengua.

Linfoma del anillo de Waldeyer y otras enfermedades relacionadas

El linfoma del anillo de Waldeyer es una de las enfermedades de mayor gravedad que se pueden contraer debido al mal funcionamiento de esta estructura. De hecho, el linfoma No-Hodgkin comienza con unos síntomas en la zona cervical que provienen, directamente, de la faringe. Como hemos indicado, el mal funcionamiento y la importante labor de este anillo lleva la enfermedad con rapidez a otros órganos provocando un diagnóstico algo complicado aunque, cogido a tiempo, es una dolencia con altas probabilidades de supervivencia.

Igualmente, también puedes padecer mononucleosis, escarlatina, una mayor sensibilidad a los estreptococos, reumatismo agudo y glomerulonefritis. Esta última infección es de alta gravedad debido a que se presenta a las 2 semanas de haber pasado, un niño de entre 2 y 10 años, una infección por estreptococos. Algunas cepas de este antígeno son capaces de resistir cualquier tipo de tratamiento y de crear cuadros con síntomas que van del dolor lumbar, a las náuseas pasando por la fiebre y la hipertensión. La observación es fundamental para impedir que este tipo de casos suceda.

Causas de mal funcionamiento

Se ha confirmado que el consumo de alcohol y de tabaco afecta, de forma directa, al funcionamiento de este anillo. La lógica es irrefutable. Si esta estructura se encarga de filtrar elementos que dañan el aparato respiratorio y una persona no deja de introducirlos de forma continua, el anillo pierde su efectividad. El cáncer de amígdalas suele ser una dolencia más del cuadro clínico presentado por cualquier fumador.

Lo mismo sucede con las personas mayores de 60 años que han trabajado expuestas a una serie de sustancias químicas o que, por su dieta, se encuentran más debilitadas. La aparición de linfomas como los antedichos es habitual. Terminan por complicarse debido también al debilitamiento del sistema inmune.

A la hora de presentar cualquier tipo de molestia al tragar, de notar algún cuerpo extraño en la garganta, de tener problemas en la garganta sin motivo aparente y de no poder comer o beber con normalidad, es obligatorio que acudas a tu otorrino. En su consulta podrás conocer el alcance de la lesión, someterte a una biopsia y descartar así cualquier tipo de enfermedad de mayor gravedad.

Si te operaron cuando eras pequeño/a de vegetaciones y de las amígdalas ya habrás experimentado las clásicas faringitis que duran todo el invierno y la eterna sensación de tener la boca seca. No olvides que tu anillo de Waldeyer está más debilitado y que necesitas cuidar del mismo con mayor atención. A la mínima molestia, acude con rapidez al especialista.

Esperamos haberte ayudado a conocer mejor cómo funciona el anillo linfatico de Waldeyer. Escuchando a tu cuerpo te será mucho más sencillo poder afrontar todo tipo de enfermedades con mayor eficacia. Tu especialista te ayudará a superar cualquier dolencia que padezcas siempre y cuando le visites en cuanto tengas el primer síntoma de que algo va mal.

Escribir Comentario