no comments

Causas de los ojos amarillos

Descubrir que tienes los ojos amarillos puede darte un gran susto. La coloración de la esclerótica tiene, habitualmente, un color blanco, por lo que esta tonalidad anormal puede ser síntoma de alguna enfermedad. Vamos a ver cuáles pueden ser las principales causas de tener la parte blanca de los ojos amarilla.

Cuando los ojos adquieren un tono amarillento, esto ocurre porque se acumula una sustancia llamada bilirrubina. Tal vez te suene de una conocida canción, pero lo que es en realidad es un desecho de la hemoglobina en la sangre.

La hemoglobina es la encargada de transportar el oxígeno en la sangre. Los desechos que produce deberían ser procesados por el hígado hacia el intestino por las vesículas biliares, para que se puedan eliminar. Lo que pasa es que en ocasiones, cuando se produce un exceso de bilirrubina, nuestro hígado no es capaz de eliminarla toda y esta pasa a acumularse en nuestros tejidos.

Este exceso de bilirrubina, que dota de un tono amarillento el blanco de los ojos y la piel, se denomina ictericia.

Sí, la coloración amarilla de los ojos es producida por un exceso de bilirrubina. Pero, ¿por qué se produce este exceso de bilirrubina?

Causas de los ojos amarillos o ictericia

Enfermedades en el hígado, entre los que podemos encontrar la hepatitis o la cirrosis. Otras disfunciones hepáticas.

Problemas en los conductos biliares.

– Problemas o disfunciones en el páncreas.

– Tener cálculos biliares.

– Sufrir mucho estrés o tener un carácter iracundo intenso.

Ciertos medicamentos también pueden ocasionar una coloración amarilla en los ojos, por ejemplo los esteorides anabólicos, algunos anticonceptivos orales o la eritrimicina.

– La anemia es una causa muy común de coloración amarilla en los ojos y en la piel.

– Además de las anemias comunes, otras enfermedades de la sangre como la anemia hemolítica, la talasemia, la esferocitosis o una incompatibilidad de Rh entre madre e hijo al nacer también pueden ser la causa.

– Algunos tipos de cáncer como el de hígado, el de vesícula o el de páncreas.

– Algunos tipos de infecciones virales.

Dependiendo de la causa que esté produciendo esta coloración anormal, podremos recibir un tipo u otro de tratamiento. Si descubres que tienes los ojos amarillentos, lo primero que debes hacer es acudir a tu médico de cabecera.

Es importante que un facultativo descarte la posibilidad de que estés sufriendo una enfermedad grave. No es habitual, pero en caso de resultar así, es mejor tratarse cuanto antes para evitar complicaciones severas que podrían ocasionar daños permanentes.

En numerosas ocasiones, se producen desequilibrios en la función hepática por culpa del estrés y de llevar un estilo de vida poco saludable. A esta conclusión se llega después de haber descartado primero otras causas físicas. Si el desencadenante de que tengas un exceso de bilirrubina es el estrés, se recomienda acudir a terapia psicológica, hacer deporte, tomar infusiones relajantes y dedicarse a actividades como el yoga o el pilates.

Otra de las causas comunes es la anemia. Para evitarla, es imprescindible llevar una alimentación equilibrada y saludable. Aunque si ya la sufres, es complicado que te puedas recuperar solo con una buena nutrición. Seguramente el médico te recete suplementos de hierro.

La ictericia puede presentarse de forma súbita o ir apareciendo poco a poco. Junto con la coloración amarillenta, suele presentarse un color oscuro en la orina y un color claro, como arcilloso en las heces.

Ictericia en bebés recién nacidos

Muchos recién nacidos llegan al mundo con un tono amarillento en la piel, es decir, con ictericia. Esto es debido a que su organismo todavía es inmaduro y no ha sido capaz de eliminar el exceso de bilirrubina. No suele ser grave y, habitualmente con colocar al pequeño al sol, puede resolverse el problema.

Si el problema es un poco más severo, puede que el médico recomiende someter al niño a fototerapia. Es decir, colocan al bebé debajo de unas luces con un espectro azul especial para ayudar a que el organismo absorba la bilirrubina.

La ictericia en bebés no suele durar más de dos semanas. Si tienes un bebé que presenta tono amarillento, debes consultar con el pediatra las posibles causas. Como hemos comentado, aunque no suele ser un problema importante, en ocasiones sí puede resultar grave y acabar produciendo secuelas indeseables.

Secuelas de la ictericia en bebés

Entre las secuelas no deseadas de la ictericia se puede dar sordera, parálisis cerebral u otros daños en el cerebro. Con un seguimiento minucioso durante los cinco primeros días de vida, todos los problemas de ictericia suelen resolverse sin sufrir estas temidas consecuencias.

Así que ya sabes, si observas que tú o alguien de tu círculo cercano presenta un color amarillento en la esclerótida del ojo o en la piel, es importante acudir de inmediato al médico para averiguar la causa.

La mayoría de problemas asociados a estos excesos de bilirrubina pueden corregirse fácilmente y puede hacerse una vida completamente normal.

Loading...

Escribir Comentario