no comments

Causas del Hormigueo en las Manos

El hormigueo en las manos es una sensación muy desagradable que todos hemos tenido en alguna ocasión. En principio, sentir un hormigueo en nuestros miembros o que nuestras manos y pies se nos duerman en un momento dado no tiene por qué entrañar gravedad, pero si sucede con frecuencia hay que mirar cuáles son las causas de que esto suceda porque en tal caso podría tratarse de una manifestación de un problema de salud más grave.

A continuación, vamos a explicarte por qué se produce el hormigueo en las manos, cuáles son sus causas y vamos a darte también algunos remedios para mejorar la circulación sanguínea, principal causa de que se nos duerman las manos.

En qué consiste

Estar mucho tiempo en la misma postura puede provocar que el riego sanguíneo de nuestras manos se interrumpa y, por eso, sentimos ese hormigueo tan característico. Suele ocurrir cuando pasamos mucho tiempo con las piernas cruzadas o cuando hemos dormido encima de nuestra mano o de nuestro brazo y, al despertar, comprobamos que nuestro miembro está lacio y no responde a nuestra intención de moverlos hasta pasados unos minutos, tras varios intentos. Esto es normal y no hay motivo de alarma.

Sin embargo, aunque una mala postura, en un primer momento, puede no ser peligroso, sí que puede provocar daños en algún nervio y este ser el motivo de esos hormigueos. Pero veamos con más detalle acerca de las causas del hormigueo en las manos.

Causas del hormigueo en las manos

Existen distintas causas que pueden estar detrás del hormigueo o entumecimiento de nuestras manos y pies. Adoptar una mala postura es la más común y su efecto apenas dura unos minutos. Pero en otros casos puede deberse a problemas más serios.

Mientras dormimos muchas veces no somos conscientes de las posturas que cogemos y de los movimientos. Y esto puede dar lugar incluso a lesiones en nuestro nervio del cuello o de la espalda. Lo mismo sucede con las personas que hacen deporte, también pueden sufrir un daño y que el nervio de la espalda o el cuello se quede pellizcado. No es grave, pero provoca ese molesto adormecimiento de hombros, brazos y manos y, si no se trata pronto, puede derivar en molestias más severas con síntomas similares a los de una artritis.

En caso de sufrir un pinzamiento del nervio, habrá que aplicar fisioterapia con el fin de relajar el cuerpo y hacer que el nervio regrese a su lugar.

Pero el hormigueo en las manos también puede estar anunciándonos que sufrimos una deficiencia de vitaminas. Concretamente de la vitamina B12. La falta de esta vitamina provoca anemia y un síntoma característico de la anemia es el adormecimiento de los miembros. Podrás saber que tienes anemia porque, además de hormigueo, sentirás mucho cansancio, mareo, palidez en la piel, problemas para respirar y depresión.

En caso de anemia es importante consumir alimentos ricos en vitamina B12, como son carnes, mariscos, huevos, atún, trucha y lácteos. Tampoco olvides tomar cereales y, en definitiva, tener una alimentación equilibrada.

Otra causa también muy común del hormigueo en las manos es el síndrome del túnel carpiano. Desde que hacemos uso de las nuevas tecnologías, este síndrome está muy extendido, pues se produce debido al movimiento repetitivo como el hecho de mover el ratón, escribir en el teclado del ordenador o del móvil o tableta. Es más fácil prevenir que curar, y es importante adoptar buenos hábitos cuando usemos estos aparatos como, por ejemplo, descansar la mano cada 30 minutos o cada hora. Mueve las manos, ciérralas, gíralas, cambia de posición, etc.

Por otro lado, las personas que tienen diabetes también experimentan hormigueo en sus manos y es que los niveles altos de glucosa dañan los nervios. Llevar un control y una buena alimentación es clave para los diabéticos.

Aparte, el hipotiroidismo es otra enfermedad que causa hormigueo. Puedes sospechar que lo padeces si sientes un cansancio extremo, demasiada sensibilidad al frío, si notas la piel seca, un aumento de peso o la caída del cabello. El médico hará las pruebas necesarias para iniciar un tratamiento.

Finalmente, aquellas personas que tienen entre 20 y 40 años y sienten hormigueo en sus manos deberían controlar si esto se les repite y tienen otros síntomas como visión doble, problemas de equilibrio, picazón, problemas para concentrarse o dificultad para mover brazos y piernas. Pues en tal caso, hay que descartar que se trate de esclerosis múltiple, una enfermedad que también produce hormigueo en las manos y pies.

Como hemos visto, el hormigueo de manos y pies de manera esporádica y debido a una mala postura no es peligroso, pero si se presenta sin motivo aparente y acompañado de otros síntomas, hay que acudir al médico para descartar una enfermedad subyacente.

Tomar alimentos y suplementos que mejoren el riego sanguíneo y hacer ejercicio nos vendrá bien para evitar estos molestos hormigueos.

Loading...

Escribir Comentario