no comments

Cólicos en Bebés (El Cólico del Lactante): Qué es y cómo aliviarlo

Uno de los temores de los padres, sobre todo los primerizos, es que tu pequeño bebé tenga problemas de salud y que no pare de llorar. En este artículo hablaremos de una dolencia que no es grave pero que resulta muy angustiosa para los padres: el famoso y ruidoso cólico del lactante.

¿Qué es el cólico del lactante?

El cólico del lactante no es una enfermedad, son un conjunto de síntomas entre los que destaca el dolor abdominal, localizado en el intestino y que se caracteriza por violentos retortijones y ansiedad. Afecta sobre todo a los bebés de entre 15 días y 3 meses y suele aliviarse tras la cuarentena y pasados los tres primeros meses de vida.

El cólico del lactante se relaciona con la inmadurez del sistema digestivo, que se contrae de manera convulsiva produciendo dolor. Afecta al 40% de los bebés, que lloran sin consuelo durante horas y no tienen ni hambre ni sueño.

¿Cuáles son los síntomas del cólico del lactante?

También es conocido como el cólico de los tres meses: Llorar durante al menos tres horas al día, un mínimo de tres días a la semana y durante más de tres semanas, también conocida como la famosa regla de los tres de Wessel. Éstos son los requisitos necesarios para determinar que tu pequeño sufre cólicos del primer trimestre, no obstante será su pediatra el que realice el diagnóstico correcto. El llanto puede suele aparecer por la tarde y no suele aliviarse: el bebé está rígido, con la cara enrojecida, las piernas encogidas hacia la barriga, puños apretados y espalda arqueada. Al tocar su abdomen estará duro y puede que expulse algún gas.

¿Cuál es el tratamiento para el cólico del lactante?

No hay ningún tratamiento, ya que al no ser una enfermedad, suele desaparecer al cabo del tiempo. Aún así, os proponemos algunos consejos para intentar aliviar esos lloros del bebé. El principal consejo es intentar mantener la calma por parte de los progenitores o cuidadores, ya que es una situación que tiende a desestabilizar las emociones y nervios. Si su bebé no tiene hambre, no le intente darle de comer. Intente consolarlo:

  • Mecerse en una mecedora con el bebé.
  • Dé un paseo llevando en brazos al bebé.
  • Intente hacer eructar al bebé más a menudo durante las tomas.
  • Colóquese al bebé en el regazo estirado boca abajo y acaricie su espalda.
  • Coloque al bebé en un columpio o sillita con vibrador, el movimiento podría aliviarlo (siempre que la sillita sea adecuada a su edad y peso).
  • En su sillita de seguridad, dele un paseo en coche, la vibración y el movimiento del coche suele tranquilizar a los bebés.
  • Póngale música, algunos bebés responden positivamente al sonido.
  • Llevar al bebé donde haya una secadora, lavadora o aspiradora, puede que el sonido de fondo les reconforte.
  • Enséñale su muñeco favorito, algo con colores brillantes o cántale al oído, puede que así se tranquilice.

A pesar de que no hay un tratamiento para ello y no hay evidencia de que funcione muchos bebés responden positivamente a un masaje por un fisioterapeuta especializado en cólicos del lactante. Busque en su ciudad cuál es el servicio más cercano o pregunte a familiares o conocidos en la misma situación.

Os ponemos aquí un vídeo para que intentéis hacerlo en casa:

Si su bebé tiene fiebre igual o superior a (38 ºC), está llorando más de dos horas seguidas,, parece no encontrarse bien, tiene diarrea o vómitos continuos o está menos despierto o alerta que de costumbre, llame al médico de inmediato. También debería llamarlo si no está seguro de si los llantos de su hijo se deben al cólico del lactante o son el síntoma de otra enfermedad.

¿Cuándo terminan los cólicos del lactante?

Cuando el bebé ha cumplido tres meses suele desaparecer el cólico del lactante, pero no es raro que se prolongue hasta los 4 ó 5 meses. Si su bebé ya tiene tres meses y continúa con los cólicos, debe llevarlo al pediatra para que haga su valoración, puede ser otro trastorno como:

  • Reflujo gastroesofágico. Se produce porque el esfínter que separa el esófago del estómago no cierra bien. No precisan tratamiento y mejoran tras el primer año del bebé. Se diferencia del cólico ya que el llanto se produce tras la toma de leche acompañado de regurgitación y vómitos.
  • Alergia a la leche, se suele dar en el primer año de vida. El principal síntoma es el enrojecimiento de la piel con manchas alrededor de la boca y en las zonas que han estado en contacto con la leche, aunque la reacción puede extenderse a todo el cuerpo con hinchazón en párpados, labios y orejas. En algunas ocasiones suele haber también tos, vómitos y diarrea.

Ante cualquier síntoma, hay que acudir al pediatra que es el que puede realizar un diagnóstico adecuado. En el caso de que el llanto venga con vómitos persistentes, fiebre o rechazo a tomar alimentos, hay que acudir al médico urgentemente.

Loading...

Escribir Comentario