no comments

Cómo dejar de roncar

Para muchas personas, saber como dejar de roncar sería haber alcanzado un objetivo que llevan persiguiendo durante muchos años. Tanto para la persona que ronca como para la que duerme a su lado, esta molesta dolencia provoca problemas de salud e insomnio. A continuación, te comentaremos en qué consiste el ronquido y también intentaremos aportar métodos y trucos para dejar de roncar de forma efectiva.

El ronquido es la vibración del velo del paladar. Este es producido por una obstrucción del paso del aire de la boca y nariz hacia los pulmones. Entre las causas más comunes de este síntoma, se encuentran el bajo tono muscular en los músculos de las vías altas, una úvula demasiado larga y una obstrucción de las vías respiratorias.

Desde el punto de vista médico, el ronquido ha de ser analizado para encontrar la causa del problema. En casos de gravedad, podría decidirse, como solución más rápida al problema, operar para corregir la amigdalitis o cualquiera de los problemas fisiológicos arriba mencionados.

Estas circunstancias fisiológicas deberían ser las únicas causas de tan molesto sonido, pero, lamentablemente, no es así. En un alto número de ocasiones, el ronquido puede implicar, de no tratarse, una enfermedad cardiovascular, bronquitis crónica e, incluso, diabetes tipo 2. Para evitar llegar a este extremo y conseguir dormir plácidamente, hemos recopilado los siguientes consejos y trucos.

El fortalecimiento de la musculatura de la faringe es fundamental para no roncar. Se recomienda hacer, tres veces al día, una serie de sencillos ejercicios que podrían mejorar este problema. Colocando la punta de la lengua contra el paladar, has de deslizarla hacia la parte posterior de la lengua. Otra versión de este ejercicio es hacer lo mismo, pero en la parte inferior de la cavidad bucal. Has de hacer varias repeticiones. Otro ejercicio consiste en poner la lengua plana y presionar todo el paladar. La serie termina con la pronunciación de la vocal “a” mientras se desplaza la lengua hacia la parte trasera de la boca.

Es importante mencionar que, en un alto porcentaje, las personas que roncan tienen exceso de peso. Un cambio en la dieta, una apuesta por la práctica deportiva, evitar agotarse durante la jornada, no tomar alcohol y no cenar de forma copiosa son consejos prácticos para reducir tus ronquidos. Entre los trucos más básicos, se encuentra el de dormir con más almohadas (para levantar la cabeza) o de lado. Dependiendo de la estación del año (especialmente, en zonas muy calurosas), el ambiente del dormitorio puede secarse demasiado y provocar este problema. El uso de un humidificador puede ser apropiado para evitar que tus vías respiratorias se resequen.

Entre los remedios caseros más útiles, son destacables los que ahora te relatamos. En un vaso de agua fría, se dispone una gota de aceite esencial de menta. Haces gárgaras y evitas tragarte este preparado. Si lo prefieres, puedes hacer lo mismo con la clásica infusión, sin tragártela. Muchos aconsejan usar un collarín para mantener la entrada de aire en el aparato respiratorio. Si el ronquido es consecuencia de una alergia al polvo o a los ácaros, resulta idóneo tomar un té de ortiga, que es un potente antihistamínico, antes de dormir.

Elaborar un aceite esencial con 50 gramos de ruda y aceite de oliva supone, tras catorce días de maceración, la creación de un remedio de uso tópico que has de extenderte en la nuca, la nariz y el cuello antes de dormir. La acidez estomacal podría provocar ronquidos. A cenar de manera moderada y sin ingerir bebidas alcohólicas se le debería añadir, como recomendación, tomar un antiácido natural, como el regaliz o similar, que facilite tu digestión.

La magia más ancestral también tiene su protagonismo entre los remedios para no roncar. Poner los zapatos que se han usado durante la jornada en forma de cruz bajo la cabecera de tu cama parece funcionar. El uso de una llave de hierro bajo tu almohada es otro de los trucos más comentados para lograr no roncar. Nadie ha demostrado su eficacia, pero tampoco, que se sepa, provocan daño alguno.

Es vital no confundir el clásico ronquido con la apnea. En este segundo caso, la persona deja de respirar durante unos segundos. Esta dolencia ha de ser tratada por un neumólogo, de forma urgente, para diagnosticar cualquier tipo de enfermedad que pudiera provocar este síntoma.

Esperamos haberte aclarado tanto los motivos del ronquido como los diversos métodos, consejos y trucos que existen para solucionarlo. Es oportuno hacer hincapié en que roncar no es un síntoma menor. En todos los casos, has de acudir al especialista para obtener un diagnóstico que permita al paciente tener un sueño reparador, dejar de molestar a los que duermen a su lado y llevar una vida más saludable, al poder comenzar a curar las posibles enfermedades que quedan ocultadas por este molesto ruido nocturno.

Escribir Comentario