no comments

Cristales de Oxalato de Calcio en la Orina

La aparición de cristales de oxalato de calcio en la orina suele ser motivo de preocupación. Se detectan gracias a una exploración del riñón y provocan, durante su expulsión, un intenso dolor en el paciente. A continuación, te explicamos en qué consisten, por qué se producen y de qué forma puedes evitar su aparición.

Qué es el oxalato de calcio

El oxalato de calcio es la sustancia principal en buena parte de los cálculos renales. Las famosas piedras en el riñón pueden presentar tamaños diversos que van desde la cabeza de un alfiler hasta una medida mucho más grande que hace imprescindible la intervención quirúrgica.

A mayor tamaño, más posibilidades de obstrucción del tracto urinario, de inflamación del riñón y de sufrir un cólico nefrítico. El problema reside en que este tipo de síntomas se presenta exclusivamente cuando el tamaño de las piedras provoca los daños ya mencionados. ¿Sabías que una persona normal expulsa, de forma natural a través de la orina, pequeños cálculos renales?

¿Cómo es posible saber que los cristales en la orina están aumentando de tamaño? Observando el color de la orina, prestándole atención a cualquier cambio en el olor y sobre todo teniendo en cuenta la aparición de dolor renal, vómitos o fiebre sin otro motivo diagnosticado por parte de un profesional.

¿Cuáles son los motivos de la aparición de este tipo de cálculos renales?

En muchas ocasiones, la creencia popular apunta al consumo de agua mineral rica en calcio que presenta un depósito de este mineral que llega a cuadruplicar el que contiene el agua del grifo. Sin embargo, las personas que no consumen agua mineral y que no se hidratan correctamente presentan más cálculos de este tipo. ¿Por qué?

Principalmente, porque una dieta pobre en calcio genera que el organismo almacene este mineral a modo de prevención. Igualmente, hay factores genéticos, de salud y relacionados con el metabolismo que pueden provocar la aparición de estos cristales en la orina.

Una persona con problemas renales no orinará de forma normal por lo que los cristales que debe ir eliminando al miccionar se irán acumulando en los riñones generando este tipo de cálculos. Para conocer las dimensiones de estas piedras y analizar el estado del aparato urinario es imprescindible someterse a una ecografía que ayude al nefrólogo a conocer el estado físico del paciente y actuar en consecuencia. Los tratamientos pueden pasar por el uso de analgésicos, de ondas para destruir las piedras, de láser e, incluso, como antes mencionábamos, de cirugía. 

¿Es posible evitar la acumulación de cristales de oxalato de calcio en los riñones?

Sí. Es importante tener claro que los mismos se forman cuando en la orina hay más oxalato que la sustancia que lo diluye. La solución parece ser sencilla: cuanto menos oxalato se consuma, mejor.

El mercado apuesta ahora por leches naturales (de soja o de almendra, por poner dos ejemplos) que tienen más calcio que la de vaca, pero también más oxalato. O lo que es lo mismo, ¿qué es mejor, tomar la leche de siempre y reducir la ingesta de calcio o tomar una con más calcio y con más probabilidades de provocar un cálculo renal?

El calcio es un mineral fundamental para el funcionamiento del organismo. Además, reduciendo el consumo de productos lácteos tampoco se consigue gran cosa. Los frutos secos y las verduras contienen oxalato. Es más, el hígado lo produce de forma natural, por lo que esta solución no parece ser demasiado factible.

¿Cuál es la mejor opción? Consumir un máximo de 1.200 miligramos de calcio al día. Es decir, a más calcio, más posibilidades de que el riñón lo filtre de forma inmediata y menos de que se forme un cálculo por acumulación. Este consumo ha de provenir, exclusivamente, de la dieta y no de suplementos químicos que si bien aportan la cantidad antedicha, provocan daños colaterales de inciertas consecuencias.

En la dieta es conveniente controlar la cantidad de sal, no abusar del pollo, del pescado y del marisco y reducir, todo lo posible, el consumo de azúcar. Apostando por la dieta mediterránea, dándole mayor protagonismo a las frutas y a las verduras, conseguirás mantener tu salud renal en perfecto estado.

Otra de las opciones que debes poner en práctica es beber agua de forma continuada. Un vaso cada hora te ayudará a estimular el funcionamiento del riñón y a lograr que tu orina tenga la capacidad de disolver el oxalato con mayor facilidad.

Esperamos haberte aclarado en qué consiste el oxalato de calcio y cómo afecta a tu estado de salud. Desgraciadamente, la legislación vigente no obliga a incluir en la etiqueta de cada producto el contenido en oxalato por lo que, de momento, deberás intentar comer lo más sano posible, hidratarte muy bien y acudir al especialista en cuanto notes alguna alteración al ir al baño. Solo así lograrás evitar males mayores y mucho más dolorosos.

Loading...

Escribir Comentario