no comments

Curcuma o Turmeric: Qué es y para qué sirve

La Curcuma longa es el nombre científico de la cúrcuma, también se le conoce por su nombre en ingles: turmeric y se trata de una planta perenne que puede alcanzar hasta un metro de alto. Tal vez te resulte más fácil de identificar si hablamos de ella como una especia que se usa en la cocina india como colorante. De hecho, esta planta está relacionada con el jengibre y con el curry. Pero te mostraremos que su uso va mucho más allá del que se espera de un condimento culinario.

Para descubrir las cualidades de esta planta, hay que utilizar su tallo subterráneo. Una vez molido, su rizoma se convierte en un polvo amarillo, de ahí que también se le conoce como el oro indio. Un nombre no menos poético que la define es el del azafrán cimarrón. Si aún no la has probado te adelantamos que su sabor es neutro, pero picante.

La cúrcuma se cultiva en zonas cálidas, como el sur de la India y Perú. Además de la culinaria, en algunas culturas también se le han encontrado aplicaciones de lo más variopintas: para elaborar cosméticos, como protector solar o como crema para la piel. Los indios la utilizan, además, como gel y como gomina para el cabello.

¿Para qué sirve la Curcuma?

Si aún te preguntas: ¿para qué sirve la curcuma?, debes saber que además de sus aplicaciones cosméticas y culinarias, esta planta tiene propiedades medicinales. Así que su uso en la alimentación va más allá del sabor y el agradable aspecto que aporta a los platos. Básicamente sirve como digestivo, pero sus cualidades van mucho más allá.

Para conocer en profundidad la cúrcuma se han realizado numerosas investigaciones científicas. Se trataba de saber qué base tenía su utilización en la medicina tradicional oriental, especialmente la ayurvédica, originaria de la India, y la china. Los resultados confirmaron sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, en gran medida debido a la existencia de curcuminoides, unos compuestos químicos entre los que destaca la curcumina, también llamada diferuloilmetano. Entre los compuestos activos también se han detectado aceites esenciales, como la turmerona aromática.

Los curcuminoides tienen propiedades que te aportan beneficios fisiológicos, aunque no son de fácil absorción por el organismo. Mucha cantidad de curcumina se pierde antes de llegar al torrente sanguíneo, así que las investigaciones se han centrado en mejorar la absorción, mezclándola con aceites de cúrcuma y otras sustancias.

Beneficios y Propiedades de la Curcuma Longa

Lo importante es que, el resultado, aporta una buena ayuda para la salud en muy diversos aspectos. Entre los muchos beneficios de la curcuma se encuentran:

  • Aumenta la producción de bilis y favorece su secreción al intestino
  • Protege el hígado y le ayuda a realizar su función
  • Estimula la eliminación de sustancias tóxicas
  • Tiene propiedades antibióticas
  • Tiene propiedades antiinflamatorias
  • Tiene propiedades antioxidantes
  • Tiene propiedades antibacterianas
  • Reduce el nivel de colesterol
  • Mejora la absorción de las grasas

Con todas estas virtudes, es lógico pensar que este tipo de curry puede aplicarse en remedios contra los males del hígado. Sus propiedades antioxidantes y desintoxicantes ayudan a este importante órgano como un tónico biliar de notables propiedades hepatoprotectoras. No en vano, en Asia se viene utilizando para cuidar el hígado desde hace muchos siglos. En este sentido, se recomienda su uso frente a la hepatitis, insuficiencia biliar, ictericia, cirrosis, colesterol alto, hígado graso y trastornos de la vesícula biliar.

Precisamente, al favorecer el drenaje de la vesícula biliar, la cúrcuma también es un buen remedio para las digestiones pesadas y para la expulsión de piedras en la vesícula, aunque esto siempre debe estar supervisado por un médico, con el fin de evitar posibles obstrucciones de los conductos.

Otros componentes de la cúrcuma se han identificado como antitumorales, por lo que resulta una buena ayuda en la prevención del cáncer y durante su tratamiento. Especialmente, se considera útil frente al cáncer de piel, de colon, de mama o de duodeno, aunque en ningún caso sustituye el tratamiento clínico habitual contra estas graves enfermedades, solo se trata de una ayuda más.

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, la cúrcuma también se utiliza en dolencias que van acompañadas de inflamaciones. Para aprovechar estas cualidades contra la inflamación, se recomienda utilizar la cúrcuma en la comida junto a una pizca de pimienta, especia que ayuda a la absorción de los curcuminoides.

Otros usos conocidos de la cúrcuma son como antidepresivo, contra la artritis, contra el dolor menstrual, contra las úlceras o incluso como protector cardiovascular, ya que protege contra el estrés oxidativo y aumenta los niveles de vitamina C en el corazón.

Contraindicaciones de la Curcuma

La lista de aplicaciones es interminable. Sin embargo, también hay contraindicaciones de la curcuma que debes conocer. No todo van a ser buenas noticias. Como ya hemos comentado, se puede producir la obstrucción de las vías biliares y sufrir cólicos por esta causa. Una dosis alta también puede provocar la irritación de la mucosa estomacal, náuseas y diarrea.

Además, debes tener cuidado si estás tomando anticoagulantes, y durante el embarazo no se aconseja su consumo porque no existen suficientes datos. A pesar de estas advertencias, el uso de la cúrcuma es seguro incluso en tratamientos de larga duración, pero siempre en las dosis adecuadas.

Fuentes: http://www.umm.edu/health/medical/altmed/herb/turmeric

Escribir Comentario