no comments

Espirulina: Qué es y para qué sirve

La espirulina (también escrito spirulina) es un suplemento dietético cuyo nombre proviene del alga espirulina, de la cual procede dicho producto. Se trata de un alga unicelular, fuente de proteínas, minerales y vitaminas, que era consumida por culturas milenarias como los Mayas o los Aztecas para complementar su alimentación y tratar algunas afecciones.

Dicho esto, y habiendo aclarado el concepto de espirulina a grosso modo, queremos profundizar un poco más en el tema para que, tras leer este post, te quede totalmente claro que es la espirulina y cuál es su valor nutricional. 

La composición de la espirulina es la siguiente: ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6, clorofila, fitoquímicos, vitaminas liposolubles e hidrosolubles (A, del grupo B, D, E y K) y minerales (yodo, potasio, hierro, fósforo, magnesio y azufre). También aporta fibra, la cual otorga a esta alga su efecto saciante y, por si fuera poco, contiene los 8 aminoácidos esenciales (proteína vegetal).

Dicho todo esto, vamos a comenzar a responder a tus preguntas.

¿Cuáles son los beneficios y los usos de la espirulina?

– Esta cianobacteria ayuda a prevenir alteraciones en el metabolismo de los lípidos que provocan la acumulación de grasas en el flujo sanguíneo o, lo que es lo mismo, las dislipidemias. Por lo cual, es muy recomendable para controlar el colesterol.

– Por otro lado, tiene un importante efecto antiinflamatorio. Esto hace de espirulina un suplemento realmente eficaz en enfermedades cuya causa o síntoma es la inflamación.

– Es importante saber que su contenido en vitamina C favorece la absorción del hierro y que, por ello, esta alga ayuda a prevenir y combatir los casos de anemia.

– Si la flora intestinal se encuentra afectada a causa del consumo de medicamentos, patologías intestinales o malos hábitos alimenticios, se recomienda el consumo de espirulina, ya que tiene un efecto beneficioso sobre la flora bacteriana del intestino.

– Además, estimula el sistema inmunológico y ofrece beneficios en cuanto a los efectos de algunas alergias. Combate el cansancio tanto físico como mental y favorece la mejora en casos de enfermedades cardiovasculares, así como en la prevención de las mismas.

Ahora que ya sabes lo que es la espirulina y para qué sirve vamos a hacer hincapié en uno de los principales usos de esta cianobacteria. Y es que, sí, efectivamente, puedes usar la espirulina para adelgazar.

¿Sirve la espirulina para adelgazar?

Debido al alto valor nutritivo del cual hemos hablado con anterioridad, son muchas las personas que lo utilizan como un excelente suplemento dietético para bajar peso. Aunque sobra decir que no hablamos de ningún producto milagroso, ya que no existen. Debemos usarlo como potenciador de una dieta equilibrada y sana y una rutina de ejercicios.

El motivo por el que la espirulina es recomendada por muchos expertos para el proceso de pérdida de peso es, principalmente, su efecto saciante, que evitará los clásicos atracones a causa del hambre y te ayudará a mantener la fuerza de voluntad necesaria para llevar a cabo una dieta con éxito.

Contraindicaciones de la espirulina

Sin embargo, no todo son ventajas cuando hablamos de esta alga unicelular. Y es que, al igual que cualquier otro suplemento o medicamento, puede presentar contrariedades según la persona que la vaya a consumir. Es por esto que, antes de iniciarte en el consumo de esta alga, te recomendamos prestar mucha atención y conocer las siguientes contraindicaciones de la espirulina:

No es aconsejable su uso en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia ni en niños sin haberlo consultado antes con un médico. Es primordial en estos casos seguir estrictamente las indicaciones del facultativo.

– En personas con enfermedades relacionadas con la glándula tiroides, como pueden ser el hipotiroidismo o el hipertiroidismo, tampoco se recomienda tomar espirulina.

– Debido a su alto contenido en proteínas no es recomendable para aquellos que padecen insuficiencia renal o problemas en los riñones, ya que este suplemento está totalmente contraindicado en dietas pobres en proteínas.

No tomes espirulina si sufres de gota. Se ha demostrado que uno de los aminoácidos que componen esta cianobacteria puede ser perjudicial en este tipo de pacientes.

Si estás tomando medicamentos o sometido a algún tipo de tratamiento médico, es primordial que acudas a la consulta médica para que un profesional valore si la toma podrá afectar a la eficacia de los mismos.

– En el resto de los casos, en personas con un perfecto estado de salud, la espirulina tomada en su justa medida no debe provocar efectos secundarios. Sin embargo, su consumo excesivo puede causar malestar y propiciar la aparición de síntomas como pueden ser, estreñimiento, dolores estomacales, erupciones cutáneas, sed, o mareos, entre otros.

Como ves, esta alga verde azulada ofrece múltiples beneficios para la salud si se hace un consumo responsable de ella. Una vez más, la naturaleza pone en nuestras manos todo lo necesario para alcanzar el bienestar y llevar una alimentación completamente saludable. Sus usos son tan diversos como dispares y se trata de una alternativa natural al consumo de proteína animal, siendo fuente de proteínas en las dietas vegetarianas.

Fuentes: http://www.umm.edu/health/medical/altmed/supplement/spirulina

Escribir Comentario