no comments

Fenilalanina: Qué es y para qué sirve

De una forma breve y sencilla, podemos decir que la fenilalanina es un compuesto químico de vital importancia para el correcto funcionamiento del cuerpo humano. Por ese motivo, debemos ingerirlo en suficiente cantidad, ya sea a través de los alimentos que lo contienen o de suplementos específicos. Pero, ¿por qué es tan necesario obtener la cantidad adecuada de fenilalanina? ¿Cuáles son las funciones que lleva a cabo dicha sustancia? ¿De qué manera podemos obtener el necesario para evitar las consecuencias de su carencia? A continuación, tienes las respuestas a estas preguntas y unas cuantas más.

¿Que es la fenilalanina?

El cuerpo humano, igual que necesita vitaminas, minerales y otros elementos para su correcto funcionamiento, también debe contar con unos compuestos químicos llamados aminoácidos. Estos, se pueden dividir en dos clases, según nuestro cuerpo pueda generarlos a partir de otros elementos o no. Los que nuestro organismo no puede sintetizar por sí mismo se conocen como aminoácidos esenciales, precisamente por lo vitales que resultan para las funciones corporales. Entre ellos se encuentra la fenilalanina.

Así pues, la fenilalanina es un aminoácido esencial, imprescindible para la síntesis de otros aminoácidos y sustancias químicas por parte de nuestro cuerpo y para su correcto funcionamiento.

La fenilalanina y su función

Las utilidades que nuestro cuerpo da a este aminoácido son muchas y muy diversas. Entre ellas las siguientes:

  • Te ayuda a sintetizar otros aminoácidos, como por ejemplo, la tirosina (precursor de la hormona llamada tiroxina, la cual, a su vez tiene también muchísimas funciones en nuestro organismo).
  • Es una especie de equivalente de los analgésicos, por lo que es buena para los dolores provocados por la artrosis y la artritis, además de los musculares y los menstruales. Esto es debido a que bloquea las sustancias químicas encargadas de eliminar a largo plazo de nuestro cuerpo las endorfinas y otras sustancias similares, que son las encargadas de controlar el dolor.
  • Precisamente porque evita la degradación de las endorfinas, contribuye a estabilizar el estado de ánimo, ya que las endorfinas también están relacionadas con nuestro humor.
  • También resulta útil si lo que quieres es perder peso, dado que la fenilalanina es un reductor del apetito.
  • Asimismo, resulta beneficiosa para regular los ritmos cardíacos y para combatir los dolores de cabeza. También te permite mejorar la síntesis de tu propio colágeno.

Cómo conseguir que no te falte fenilalanina

Aunque, como tantas otras cosas, en caso necesario, siempre es posible tomar suplementos, lo más aconsejable es lo que resulta más natural para el cuerpo. Es decir, obtener los nutrientes que este necesita directamente de los alimentos. En el caso de la fenilalanina los alimentos que te pueden ayudar a conseguir la cantidad necesaria de este aminoácido son muchos y muy variados, por lo que seguro que encuentras varios de tu agrado.

Entre ellos, se encuentran los espárragos, las legumbres, la carne roja, incluyendo el hígado, los huevos (dos huevos te suponen la dosis diaria recomendada de fenilalanina), la soja, el salmón, los mejillones y los frutos secos. Como puedes comprobar, hay alimentos para todos los gustos y necesidades.

¿Puede cualquiera tomar fenilalanina?

Como todo, la fenilalanina puede tener contraindicaciones. En general, si tu médico no te ha diagnosticado nada específico, comerla con los alimentos que te hemos citado no tiene por qué hacerte daño. Pero es importante que sepas en qué casos debes consultar a un especialista antes de usar este aminoácido como complemento alimenticio.

  • Si eres mujer y estás embarazada o en periodo de lactancia es siempre imprescindible que consultes con tu especialista cualquier medicamento o suplemento dietético que tengas pensado tomar. Incluso sería adecuado que hablaras con él de los alimentos que consumes habitualmente, dado que es posible que debas hacer algunos cambios.
  • Si estás en tratamiento con medicamentos antidepresivos o inhibidores de la monoaminooxidasa, no es recomendable añadir este aminoácido debido a que puede potenciar el efecto de tus medicamentos. En cualquier caso, recuerda siempre consultarlo con tu médico.
  • Si padeces fenilcetonuria, alguna enfermedad hepática o cualquier tipo de trastorno renal, tampoco debes consumir este compuesto químico, pues empeoraría tu patología.

Por último, recordarte algo que debes tener en cuenta: la fenilalanina es la base del aspartamo. Este se utiliza como edulcorante en bebidas carbonatadas, chicles y otros productos procesados. Así pues, si ya consumes suficiente cantidad de este aminoácido o, simplemente, lo tienes contraindicado por cualquiera de las circunstancias mencionadas más arriba (o, directamente, por tu médico), trata de evitar en lo posible este tipo de productos.

Esperamos que con este artículo te haya quedado claro qué es la fenilalanina y para qué sirve. Y te recordamos que si, por cualquier motivo, no puedes consumir alimentos que contengan este aminoácido, o no puedes hacerlo en cantidad suficiente, siempre es posible adquirirlo como suplemento alimenticio para poder cuidar de tu salud tanto como sea necesario.

Escribir Comentario