no comments

Omega 3: Para qué sirve y sus Beneficios

El omega 3 está de moda. Desde hace unos años se nos destaca su presencia en distintos alimentos para indicarnos que son beneficiosos para nuestra salud. Sin embargo, muchas personas no saben a ciencia cierta qué es eso del omega 3 y por qué es bueno consumir alimentos que lo contengan. Si es tu caso, aquí tienes una breve guía para que lo conozcas un poco mejor.

¿Qué es el omega 3?

El omega 3 es una clase de ácido graso poliinsaturado. Esto tal vez no te diga gran cosa, pero para ir conociéndolo podemos indagar en cómo se clasifica y ver sus características.

En primer lugar, debemos saber que los ácidos grasos se dividen en dos categorías: insaturados y saturados. Los insaturados aportan beneficios al organismo, mientras que los saturados aumentan el colesterol y pueden ser perjudiciales si se consumen en exceso.

Entre los ácidos grasos insaturados encontramos dos tipos: monoinsaturados y poliinsaturados. Estos últimos se dividen, también, en dos categorías: ácidos omega 3 y ácidos omega 6. Algunos de ellos se consideran esenciales, ya que el organismo no puede producirlos partiendo de otras sustancias; es decir, solo se pueden obtener mediante la dieta.

Así que, hemos llegado hasta el omega 3 o, mejor dicho, hasta los omega 3, porque estos ácidos también se dividen en otras dos categorías, según su estructura molecular: dos ácidos omega 3 de cadena corta y cuatro ácidos omega 3 de cadena larga. ¿Complicado? Bueno, tal vez conociendo para qué los necesitamos podamos sacar conclusiones más fáciles de asimilar.

¿Para qué sirve el omega 3?

La mejor manera de saber para que sirve es conocer qué hace en nuestro cuerpo:

  • Comunicación neuronal. Facilitando la transmisión química en las sinapsis.
  • Formación de las membranas celulares. Todas las células de nuestro cuerpo contienen este tipo de ácido.
  • Fabricación de hormonas y sustancias antiinflamatorias. Sin este ácido, el cuerpo no puede fabricarlas.
  • Formación correcta de la retina. Colabora con la vitamina A en la salud visual.
  • Funcionamiento del sistema inmunitario. Colabora en mantenerlo a punto para protegernos.

Beneficios

Después de ver estas cinco utilidades, es fácil comprender que el aporte de omega 3 nos proporciona distintos beneficios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Entre ellos están dos muy importantes:

  • Sistema circulatorio: se han detectado bajos índices de problemas circulatorios y cardiovasculares en poblaciones que tienen una alta presencia de omega 3 en sus dietas; en concreto, en los japoneses y en los esquimales de Groenlandia.
  • Colesterol: la ingesta de alimentos ricos en omega 3 también se asocia a la disminución de los niveles de triglicéridos y colesterol. Además, previene la formación de coágulos en las arterias y disminuye la hipertensión.

Entre los beneficios relacionados con los apartados anteriores se encuentran otros que conviene destacar, ya que el omega 3 aumenta la protección contra: ataques del corazón, apoplejías, derrames cerebrales, anginas de pecho o arritmias.

También se han detectado los efectos beneficiosos en el alivio de las enfermedades articulatorias y otras dolencias, gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Se recomienda, por ejemplo, para casos de artritis, bronquitis, psoriasis, EPOC y lupus. Estas mismas propiedades lo hacen útil frente a las inflamaciones que provocan las enfermedades intestinales o para disminuir los dolores menstruales, incluso para aliviar el malestar de la fatiga crónica.

Por último, los alimentos ricos en omega 3 pueden ayudar a prevenir varios tipos de cáncer (próstata, colon y mama), además de ser recomendados en las dietas de las embarazadas para conseguir que el feto tenga un adecuado desarrollo cerebral. Para la salud de la piel o para complementar los tratamientos en cuadros depresivos y en la esquizofrenia, también se aconseja aumentar la ingestión de omega 3. Como ves, los beneficios son numerosos, pero también hay que tener ciertas precauciones.

Contraindicaciones

Las dosis de omega 3 que podemos encontrar en los alimentos son bajas. Por esta razón, no tienes riesgo por consumir demasiado pescado azul, por ejemplo. Sin embargo, su presencia en aceites vegetales sí puede tener incidencia si consumes muchos alimentos fritos o de producción industrial, que suelen elaborarse con estos aceites.

Debes tener en cuenta que estas grasas con omega 3, o con omega 6, son altamente oxidantes y pueden aumentar la grasa corporal, es decir, puede favorecer la obesidad. Además, la oxidación aumenta la formación de radicales libres en el organismo, sustancias que dañan y envejecen las células. Para contrarrestar la acción de estos aceites vegetales refinados podemos recurrir a alimentos ricos en antioxidantes, como las frutas y las verduras, además de reducir su consumo.

Alimentos ricos en omega 3

Para terminar, puedes consumir alimentos ricos en omega 3 para aumentar tus niveles de este ácido de una forma saludable. Lo encontrarás en vegetales como frutos secos, semillas y frutas; en el pescado azul, como la sardina, anchoa, salmón, atún o bacalao; en el marisco, como las langostas, cangrejos o camarones, y también en la yema de huevo. Como ves, tienes bastante donde elegir.

Escribir Comentario